Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

:iconsintelmatsuura: More from SintelMatsuura


More from deviantART



Details

Submitted on
October 1, 2012
File Size
16.1 KB
Link
Thumb

Stats

Views
162
Favourites
7 (who?)
Comments
24
Downloads
3
×
Sucesos regulares 2: Recuerdos, maletas y un desayuno.

"¡No! ¡Ya no sigas! ¡Por favor! ¿Qué te he hecho? ¡Por favor! ¡Déjame en paz!" Se escuchó en medio de la noche los gritos desgarradores de una niña, que lloraba desesperadamente.

"¡Para! ¡Para! ¡Por favor!" Siguió lloriqueando.

Estaba tan asustada que cerraba los ojos con fuerza.

"¡Déjala, maldito bastardo!" Se escuchó otro grito de niña, cargado de ira.

La agraviada abrió los ojos y sólo pudo ver los brillantes ojos lujuriosos grises de su agresor. Después, se desmayó.

Después de media hora, escuchó gritos desesperados como los de ella. Abrió los ojos y vio a la chica que la defendió, siendo también maltratada como ella. Se llenó de furia y tomando un pedazo de madera que encontró, se acercó hacia el tipo.

"¡Oye! ¡Bastardo cobarde!" El aludido volteó, mirándola con sus ojos grises. "¡Déjala en paz! ¡Hijo de puta!" Le golpeó salvajemente en la cabeza, haciendo que el tipo quedase inconsciente, pero aún así le propinaba golpes a diestra y siniestra. La otra niña recuperó la noción del tiempo y, también tomando algo pesado, empezó también a golpear al sujeto, hasta dejarlo desangrándose en el suelo.

Las niñas, tomadas por el meñique, corrieron del lugar, sin saber que su vida cambiaría desde siempre.

*-*-*-*-*-

Despertó sobresaltada. Cada vez ese sueño se le presentaba con más frecuencia y nitidez, que casi podía haber jurado estar ahí. "Quizás por ese sueño tengo androfobia*…" pensó distraídamente. Miro la habitación que se encontraba y recordó que no estaba en la posada, si no en una casa, una casa llena de…  "Varones…" sudó nerviosa.  Quisiera o no, se quedaría ahí si le ofrecían el empleo. "Realmente lo necesito…" Miró a la joven que dormía en la cama y sonrió.

Se levantó lentamente y fue al baño a asearse, fijándose de paso en la ropa que había lavado en la noche y dejado secar. Se puso su ropa, se amarró el cabello y tomando la llave, salió de la habitación, fijándose que no hubiera nadie. Caminó hasta el living, viendo el reloj de pared que marcaba las seis y treinta y ocho minutos. Se dirigió a la cocina y hurgó en las alacenas, encontrando harina, leche, huevos, mantequilla y algunos frutos rojos. Sonrió y puso todo en la barra, comenzando a cocinar.

*-*-*-*-*-*-*

—Rigby… Rigby… ¡Rigby! ¡Despierta viejo! ¡Ya es tarde!

El castaño ni se inmutó. El azul le dio un golpe en el brazo, haciéndolo despertar.

—¡Viejo! ¿Por qué me pegas? ¿¡No vez que estaba dormido!?

El azul le puso el reloj delante de los ojos y el chico salió corriendo a la ducha, mientras el otro se terminaba de cambiar. En lo que lo hacía, oyó murmullos y pasos suaves dirigiéndose a la cocina, aparte de un dulce, dulce olor.

"¿Anabelle?" pensó, tocando la puerta del baño. Rigby salió y, empujándolo, gritó: "¡Una carrera a la cocina! ¡Quien llegue primero se queda con el premio del cereal!" El azul bufó un poco y sonriendo, también corrió hacia la cocina, motivado más por el olor que por la apuesta. Estaba tan distraído que casi chocaba con Rigby, quien estaba estático ante la puerta de la cocina.

—Viejo ¿Qué suce…? — se interrumpió, al ver a un par de chicas preparando ágilmente un desayuno consistente de panqueques, café y huevos revueltos, todo servido en la mesa, mientras Pops ya comenzaba a comer y canturrear alegremente ante la mirada pseudo desconfiada de Benson y la curiosa e indiferente de Skips. La chica de orbes azules volteó, sonriente y los invitó a sentarse, mientras no dejaba de mover los huevos en la sartén. Ellos pasaron y con un poco de miedo, degustaron el desayuno, probándolo con cada vez más confianza.

—Y… ¿por qué todo esto chicas? — Preguntó Benson, algo fastidiado. La castaña apagó la sartén y con un semblante sonriente y sonrojado (que a los ojos de algunos resultó tierna) contestó:

—Ayer ustedes nos rescataron de la lluvia y nos acogieron en su casa, siendo unas perfectas desconocidas. Hoy nosotras se los agradecemos con este desayuno.

—Y para que dejemos de ser unas perfectas desconocidas, les diremos nuestros nombres —continuó la ojiazul, mientras hacía una leve reverencia junto con la castaña—. Mi nombre es Anabelle, de veintinueve años de edad y hermana mayor de Mordecai. — La joven vestía una blusa blanca (tirándole a crema por la suciedad de el lodo) con unas letras azules en el centro que decían "¿Why won't you talk to me?", de jeans también azules, con los largos cabellos violáceos con mechones negros amarrados en una coleta alta, dejando un poco de cabello en su rostro.

—Y yo soy Victorique, de veinticuatro, próxima a los veinticinco y… huérfana. — Continuó la otra, igualmente reverenciando, vestida de una camiseta negra que tenía escrito en letras carmín "Vampire Of Blood" y pantalones de vestir holgados en un color verde olivo. El cabello castaño siena, era sujetado en su totalidad en una bolita, dejando también mechoncitos colgando de su rostro.

Todos los reunidos en la cocina, a excepción del azul y del pelirrojo, respondieron un: "¡Mucho gusto señoritas!". Terminaron su desayuno y cada quien se dirigía a comenzar su jornada, mientras Mordecai lavaba los platos (era su turno), Benson, alzando la voz, dijo:

—Esperen un momento. —Todos se detuvieron, volteando al pelirrojo—. Aprovechando que estamos todos reunidos aquí, quiero dar la bienvenida oficial a Victorique, la nueva miembro del equipo del parque. —La nombrada sólo se sonrojó y agachó la mirada.

—Mu… muchas gracias… —alzó el rostro aún sonrojado—. Yo… iré a ver que hago en el trabajo… — Se disponía a salir junto con Anabelle, pero la voz potente de Benson hizo que volvieran a frenar.

—¿A dónde creen que van señoritas? Ustedes no pueden ir por ahí con esas ropas todas sucias así que… ¡Mordecai! ¡Rigby!

Ambos miraron al jefe, uno a la entrada de la puerta y otro aún fregando platos.

—Suban a su habitación y busquen ropa que pueda quedarle a las chicas, después las acompañarán a buscar sus pertenencias…

Los cuatros jóvenes se sonrojaron, siendo superados los varones por las chicas, quienes tenían todo el rostro carmín.

—Esto… ¡no es necesario, de veras! ¡Iremos por nuestras ropas ahora mismo! —Hablaron a destiempo las chicas, excusándose.

—¡Claro, claro! Ya mismo me dirijo allá… —habló la ojiazul.

—¡No! Tú todavía estás lastimada… ¡Ni de broma te dejo salir así! — regañó la castaña, poniendo las manos en la cintura y originando una discusión que fue apagada por Benson, que se veía bastante irritado.

—¡SILENCIO! ¡Mordecai! ¡Acompañarás a Victorique a la posada por sus ropas y no rezongarás, porque si lo haces TE DESPIDO! — Ya se había puesto rojo, así que el azul salió mascullando de la cocina tras la castaña que salió un poco asustada.

Salieron de la casa y él se dirigió al carrito de golf, haciéndole una seña de subir a la joven, que le hizo caso. Ella lo guió por una zona alejada del centro del pueblo, casi limítrofe con la salida, hacia una casa de aspecto decente, donde ella le dijo que parara y le esperara ahí, estacionado.

Bajó del cochecito y se aproximó a la puerta, tocándola suavemente tres veces. Mordecai alcanzó a escuchar desde adentro de la casa el grito de "¿Quién es?", a lo que la castaña respondió "¡Tomoki-chan! ¡Soy yo! ¡Victorique!". Se abrió la puerta, dejando ver a una chica de cabellos negros vestida con un yukata* con una mirada de confusión.

—¿Victorique? ¿Eres tú? —Vio a la muchacha castaña parada frente a ella quien le sonrió y la morena se adentró de nuevo a la casa, gritando — ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Victorique regresó! — saliendo con una mujer de unos cincuenta y tantos años, vestida igual que la joven, quien se le lanzó en un abrazo a la castaña.

—¡Victorique-san! ¡Qué bueno que regresaste! ¡Estábamos tan preocupados por ti que…! ¿Quién es él? — señaló a Mordecai, con una mirada frívola, quien sólo las saludó nervioso con un gesto de mano.

—Hana-sama, él es Mordecai… mi compañero de trabajo. Vino a acompañarme para llevar mis cosas y las de Anabelle a donde vamos a vivir… — la señora mantuvo una expresión seria, casi de pavor—. Tranquilícese, Hana-sama. Estaremos bien, lo juro. — sonrió y los dejó pasar.

Todo adentro era muy oriental, con el papel tapiz en tonos crema y ocre y grabados de árboles en otoño, con un estilo minimalista, dejando asombrado y boquiabierto a Mordecai.

—Cierra la boca, Mordecai. Puede entrar una mosca. — bromeó la castaña.

La morena mayor le entregó a castaña unas llaves, quien hizo una reverencia antes de tomarlas y retirarse, no sin antes decirle a Mordecai "Espérame aquí, no me tardo" dejándolo solo con las morenas. La morena mayor se excusó, retirándose del que suponía era el living, dejándolo con la morena menor, quien lo miraba sonrojada. El chico tragó saliva pesadamente y le hizo una mueca algo parecida a una sonrisa a la morena, quien sólo se sonrojó más y sonrió de una forma a la que el chico no le gustó. Los ojos de la de cabellos negros brillaron intensamente y Mordecai sudó frío. "¡Auxilio!" pensó, mientras la chica se mordía el labio inferior.

*-*-*-*-*-*-

La castaña caminó tranquilamente hasta el fondo del pasillo de la planta alta, hacia una habitación marcada con el número "38B". "Malditas…" pensó sonriente "aprovechan que una se va, y marcan tu puerta con la talla de tu bra". Entró y recogió valijas, dejando dos estuches, uno muy grande y otro pequeño. Los puso bajo la cama alta y se retiró con cuatro valijas.

—¡Mordecai! —Gritó mientras bajaba con algo de dificultad con las maletas— ¿Podrías venir a…? ¡PERO QUÉ DEMO…!?

Soltó todas las maletas de golpe, al ver la escena que se reproducía en el living de la posada. Una joven de cabellos negros, de aproximadamente diecisiete, besaba eufóricamente a un joven de veinticinco de cabellos azules. Todas las chicas congregadas alrededor de ellos que gritaban emocionadas, callaron al oír el grito de la castaña, inclusive la que tenía una videocámara y no hacía ruido. La joven se incorporó, aún encima del azul, con algo de saliva escurriéndosele por la comisura de los labios, el yukata medio abierto y los cabellos revueltos. Mordecai la miraba suplicante, ya sin la chaqueta azul y la camisa de abajo desaparecida (pues no se veía en ningún lugar del living). El grito atrajo a la morena mayor, a quien casi le da un paro cardiaco al ver semejante escena.

—¡Todas! ¡A SU HABITACIÓN! ¡AHORA!

Las chicas se dispersaron y sólo quedaron ellos cuatro en el living. La morena menor bajó de encima del azul, quien, aparte de ultrajado, se veía que estaba atado de manos y pies.

—¿Qué pasó aquí? — Exigió con voz autoritaria la morena — ¡Y no quiero mentiras! — El azul balbuceaba cosas sin sentido y la morena menor sólo miraba al piso. — ¡Hablen ya!

—Yo… este… él… él… —lloriqueó la morena— ¡él quiso abusar de mí, mamá!

—¿¡QUÉ!?— Fue la reacción del azul y la castaña.

—¡Hana-sama! ¡Eso debe ser mentira! ¡Él no podría hacer algo así! — Defendió la castaña, con algo de miedo.

—¿Y por qué no, según tú? Es tu compañero de trabajo, y según tú, lo acabas de conocer ayer… ¿Por qué no podría abusar él de mi hija? — la miró fríamente la mayor, haciendo que la castaña temblara un poco.

—Porque… bueno… este… él… — titubeó la chica, sin saber que inventar.

—¡SOY GAY! — Gritó desesperado el azul, dejando con cara de perplejidad a las damas.

—¿Qué tú… qué!? — Gritó encolerizada la morena menor, dejando sorprendida a su madre y a Victorique.

—¡Como lo oíste, niña que no conozco! ¡Soy 100% Gay! ¡Tengo pareja y tenemos relaciones! ¡Soy gay! ¡Gay! ¡Gay! ¡GAY! — Chillaba desesperado.

—¿¡INTENTÉ VIOLARTE PARA NADA!? ¿¡PARA QUE FUERAS GAY!? — Ahora la sorpresa se la había llevado la morena mayor, al oír eso de su hija, quien después de darse cuenta de la metida de pata que hizo, dijo: — Digo… eh… ¡Me intentaste violar para nada! Uh… he he… — rió nerviosa, ante la mirada gélida de su madre.

—Buen intento jovencita, pero se acabó. ¡Estás en serios problemas! — miró a los chicos, con la mirada más relajada— En cuanto a ustedes… —tragaron saliva, mientras dirigía su vista a Mordecai — pueden retirarse, siento mucho los problemas ocasionados a tu estabilidad mental y sexual —volteó a la castaña— Espero que esto no afecte nuestra amistad, querida. Espero que tú y Anabelle nos visiten pronto. — Sonrió cálidamente, mientras se llevaba del brazo a Tomoki, quien estaba aterrada.

Salieron, cada uno cargando dos maletas. Mordecai se había tomado la molestia de pasar al sanitario para asearse y seguramente llorar un poco por su pseudo violación. La chica le había quitado la cuerda que lo sujetaba y había buscado su camisa, la cual encontró destrozada. Subieron al carrito y tras un incómodo silencio de regreso, él habló.

—Victorique…

—¿Si?

—Ni una palabra de esto a nadie, por favor. No quiero que toda la pandilla se entere de que casi fui abusado sexualmente por alguien ocho años menor que yo…

Victorique lo miró comprensivamente.

—De acuerdo… juro no decir nada. Pero…

—¿Pero qué?

—¿Es… cierto que eres gay?

El chico frenó ante la pregunta.

—¡Claro que no! Soy 100% Heterosexual, así que ni lo repitas… — él estaba rojo como un tomate. Ella sonrió.

—De acuerdo… Pero he de admitir que tú y Rigby harían una pareja adorable…

Volvió a frenar, de nuevo por el susto. Volteó a verla y ella le dedicó una gran sonrisa.

—¡Es joda, hombre!

Después, siguieron su camino en silencio, llegando a la casa con un Benson enojado en la puerta. Entraron y Rigby relevó a Mordecai con las maletas, entrando en la habitación de las chicas. Victorique le dio las gracias y bajó, dispuesta a trabajar. Los chicos se quedaron solos y Mordo se bajó un poco el cierre de la chaqueta.

—Viejo… ¿Y tu camisa?

Los presentes en la casa se pusieron rojos, aunque al parecer Benson sólo del coraje.

—¡Mordecai! ¡Pequeño bastardo! ¿¡Qué le hiciste a Victorique!?

—¡Na… nada! ¡Lo juro! — Se excusó, rojo, dejando ver un poco las marcas que las cuerdas habían dejado en sus muñecas— ¡Juro que puedo explicarlo!

—¡Pues hazlo ahora o te despido!

Los chicos explicaron lo que había sucedido en la posada y qué tuvo que decir Mordecai para librarla, ante la risa burlesca de Rigby.

Al terminar, Rigby canturreaba alrededor de Mordecai:

—¡A Mordo lo violó una chica! ¡A Mordo lo violó una chica!

—¡Cállate Rigby! ¡Que si Mordecai fuera gay, sería tu pareja! — Defendió su hermana, haciendo que Rigby saliera corriendo del living gritando como poseído dejando a las chicas partiéndose de la risa.

/-/-/-/-/-/-/-

Androfobia: Miedo a los varones

Yukata: Vestimenta japonesa parecida al kimono, pero más ligera.
Hoy con otro pseudo episodio de "Sucesos Regulares". Al diablo todo, se le queda el nombre -v-

Espero les guste y perdón por la demora e.e

Nya~ las cosas se ponen raras... XD

Bye~bye!
Add a Comment:
 
:iconkol98:
¿No se cuál era el fin de tu fic si resaltar el trauma del inicio o la violación de Mordecai?

Al inicio parece que el fic sera de drama, pero al final termina convirtiéndose en un tipo de comedia picante.
Reply
:iconsintelmatsuura:
SintelMatsuura Jan 9, 2013  Hobbyist Writer
Son cosas raras. Con el tiempo (y si me aplico) esto se irá arreglando y tomando forma. Podría decirse que no tiene el género de Random.
Reply
:iconkol98:
Esperare con paciencia la siguiente parte de este fic
Reply
:iconmegapink10:
Megapink10 Oct 1, 2012  Student Writer
"-Es joda, hombre"
YO: ah bueno ¬¬ *guardando cuchillo*

Haahahahahahaha a Mordecai lo violo una chica!!, a Mordecai lo violo una chica!! :rofl: :rofl: :rofl: ESTUVO FABULOSO!!
Reply
:iconsintelmatsuura:
SintelMatsuura Oct 3, 2012  Hobbyist Writer
Lo sé~! Lo cogió una chica~! Pero eso fue sólo el principio, parece que nadie le prestó importancia al sueño del principio...
Reply
:iconmegapink10:
Megapink10 Oct 4, 2012  Student Writer
Era lo principal verdad?
Es que a veces lo gracioso te hace olvidar lo demas
Reply
:iconsintelmatsuura:
SintelMatsuura Oct 4, 2012  Hobbyist Writer
Podría decirse. Digamos que es uno de los elementos clave en esta bizarra historia
Reply
:iconmegapink10:
Megapink10 Oct 4, 2012  Student Writer
:O
Reply
:iconsintelmatsuura:
SintelMatsuura Oct 4, 2012  Hobbyist Writer
Algún día entenderás :3
Esto será algo largo...
Reply
:iconmegapink10:
Megapink10 Oct 4, 2012  Student Writer
OMG!!Y habra violaciones?
Reply
Add a Comment: